¿Por qué son los fotomurales económicos?

Uno de los motivos por los que muchas reformas se postponen es por el elevado coste que conllevan y por la larga duración de las obras. Una solución rápida y eficaz son los fotomurales, láminas autoadhesivas que se pegan en los muros, puertas o cualquier otro soporte y que ayudan a cambiar el aspecto de una habitación. Pero ¿por qué son los fotomurales económicos?

La  respuesta es sencilla: tienen muchas ventajas como por ejemplo:

  •  No hay que hacer obras
  • Son aptos para todo tipo de superficies 
  • Se pueden realizar de gran diversidad de tamaños y con una infinidad de motivos 

Un cambio radical por poco dinero

El gran cambio que se puede conseguir en una estancia con los fotomurales es lo que los convierte en una opción interesante y asequible para todos los bolsillos

Son fotomurales económicos porque la relación precio/beneficios es muy grande. Por ejemplo, puedes disponer de un fotomural de 200 x 200 de un bosque frondoso en color por unos 150 euros. 

Un precio económico que permite dar un cambio radical a la un salón, un dormitorio o la sala de comer de un restaurante. 

El precio final del fotomural es complicado de determinar porque intervienen varios factores. Uno de ellos es, por supuesto, el tamaño. Cuanto mayor sea el espacio que queremos cubrir, mayor será el coste. 

Después también influye el tipo de papel que se emplea: estándar o superior. El papel estándar es un papel ecológico, no inflamable, que no destiñe o pierde los colores con la exposición al sol. Mientras que un papel superior cuenta con un tratamiento especial que no se raya, no refleja la luz del sol y que se puede lavar con agua sin que se dañe.  

Y también hay que tener en cuenta el tipo de imagen, la calidad de las tintas, de los adhesivos y la maquinaria y tecnología empleada. 

Ejemplos de fotomurales económicos 

Los motivos que puedes escoger para renovar una habitación o un local comercial son muchísimos, desde paisajes de todo tipo, a animales, ciudades, personajes famosos o simplemente motivos o figuras abstractas

Solo tienes que pensar qué quieres y escoger entre el amplio catálogo de los centros de impresión. Pero si no encuentras lo que te gusta, puedes llevar tu propia foto y te la imprimen. Así de fácil y así de económico estrenar decoración.